Detección de fugas de agua.

La metodología más empleada en la detección y localización de fugas de agua es la utilización de sensores pre localizadores, que situados en diferentes puntos de la red (válvulas y acometidas), de forma temporal o permanente, nos indican la posible existencia de una fuga. Posteriormente, mediante equipos de correlación y localizadores acústicos, se determina el punto exacto donde se encuentra la fuga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies