Problemas de las redes de tuberías.

En muchas ocasiones los problemas de las redes de tuberías se deben a defectos localizados que requieren reparaciones puntuales, como uniones de tubos en mal estado, grietas, entrada de raíces, filtraciones de agua y acometidas mal recibidas, entre otros.

Estos problemas se pueden encontrar tanto en tuberías como en pozos. Existen sistemas para llevar este tipo de reparaciones como la instalación de manguitos, sombreretes y sellado de infiltraciones que permiten resolver estos defectos de forma rápida y sencilla.

En las tareas de mantenimiento habitual es necesario utilizar obturadores para taponar tuberías de forma provisional o realizar pruebas de estanqueidad con aire o agua.

Para evitar entradas de agua en sentido contrario al previsto pueden utilizarse válvulas anti retorno que protegen de posibles inundaciones y de los malos olores procedentes de los colectores.