Rehabilitación de Tuberias

Se entiende por rehabilitación de tuberías la reparación de una tubería averiada de forma que vuelva a tener las características necesarias para cumplir adecuadamente con su función, en condiciones similares a como lo hacía antes de producirse la avería.

Al ejecutar una red se pueden presentar anomalías, tales como falta de estanquidad en las juntas o en los pozos, fisuras, grietas, roturas e incrustaciones, que pueden obligar a su reparación.

Durante la fase de operación de la tubería también pueden darse circunstancias que averían los tubos u otros elementos de la tubería, impidiendo que esta cumpla con su función, siendo preciso proceder a su reparación para recuperar su funcionalidad.

Las técnicas empleadas en la rehabilitación de tuberías, en general, son enormemente variadas. Los factores a considerar a la hora de decidirse entre una reposición tradicional o el empleo de técnicas sin zanja son:

  • Coste: Generalmente las técnicas de rehabilitación o renovación presentarán unos costes inferiores a la reposición tradicional, siendo muy importante estimar qué porcentaje representan los costes de los diferentes sistemas existentes respecto a la reposición con apertura de zanja.
  • Impacto de la obra sobre el entorno: Las obras de rehabilitación y renovación distorsionan en menor medida el entorno que la apertura de zanja convencional. En este sentido, las técnicas de trabajos sin zanja presentan mayores ventajas en zonas urbanas que en las zonas rurales no urbanizadas, en las cuales no hay que realizar reposición de pavimento en el caso de apertura de zanja. En este contexto existen puntos singulares en que es prácticamente inviable la realización de una reposición por el sistema tradicional de apertura de zanja; como por ejemplo el cruce de autopistas o líneas férreas, por lo que se deberá recurrir a la rehabilitación de la red existente o bien, a técnicas de instalación o renovación de tuberías sin zanja. En cualquier caso se debe intentar estimar el tiempo de vida de la obra a realizar.
  • Imperativos de tiempo en la ejecución de la obra: En muchas ocasiones, la rapidez en la ejecución de los trabajos es un factor determinante. En la mayoría de los casos los sistemas de rehabilitación o renovación ofrecen unos plazos de realización más cortos que la reposición convencional, los cuales dependerán del sistema empleado.
  • Condicionantes técnicos varios: Cada obra presenta unos condicionantes técnicos concretos que se deberán valorar adecuadamente, como por ejemplo la existencia de acometidas, derivaciones penetrantes, necesidad de incrementar el diámetro y el cumplimiento de los requerimientos sanitarios. El paso previo a la rehabilitación de tubería consiste en la identificación de las causas de las averías y la localización de estas. La rehabilitación puede ser con y sin apertura de zanja.
  • Rehabilitación con apertura de zanja: se excava una zanja, dejando los tubos al descubierto, procediendo entonces a la sustitución de los tubos utilizados, sellado de juntas, sellado de pozos o sellado de grietas o fisuras.
  • Rehabilitación sin apertura de zanja: Hay dos tipos de rehabilitación principalmente:
  • Rehabilitación puntual o packer: Mediante la introducción de un robot que va reparando desperfecto a desperfecto. Normalmente los equipos de rehabilitación cuentan con dos robots. Primero se introduce un robot que se encargará de fresar la tubería profundizando unos 20 o 25 mm (según el espesor del tubo) con el fin de que penetre mejor el material, cortar las raíces que se hayan podido introducir y preparar la tubería (quitar grasas, etc.). Si es necesario una mayor reparación, se introduce un segundo robot que se encarga de sellar la tubería mediante el uso de resinas epoxídicas.
  • Rehabilitación total o manga total: Consiste en realizar un encamisado interno de la tubería. El desarrollo de las diferentes técnicas de rehabilitación sin apertura de zanja se encuentran resumidos en el material escrito en la ponencia Técnicas de rehabilitación y renovación sin zanja para canalizaciones de agua potable y saneamiento de D. Ramón Sánchez del Olmo y D. Josep M.ª San Juan Bel, en la publicación “XC Jornadas Técnicas” de la Asociación Española de Abastecimiento de Agua y Saneamiento, tomo II, de Jerez de la Frontera, Junio de 1.994.

Con los sistemas de rehabilitación de tuberías sin zanja vamos a ahorrar en molestias, ruidos, tiempo, contaminaciones y lo más importante, ahorraremos en cuanto a los métodos tradicionales con zanjas.

Rehabilitación por manga total: se introduce de pozo a pozo una manga de fibra de vidrio impregnada en resinas epoxi que forman un tubo nuevo dejándolo otra vez listo para su uso.

Trabajando diámetros desde 80 mm hasta 2000 mm en cualquier material y en cualquier ámbito: oleoductos, agua potable, fecales, comunidades, entre otros.

Rehabilitación de tuberías con packers. Los packers se instalan desde los pozos. Para reparaciones locales en el interior de las tuberías sin necesidad de cortar el fluido de las aguas:

  • Reparación de roturas en general.
  • Sellado de grietas, juntas abiertas, raíces, etc.
  • Eliminación de filtraciones.